Dieciocho años con la cámara al hombro le han permitido a Marco Bonilla (Florencia, 1975) hacerse con un lenguaje visual propio. Como montañista, docente, periodista y fotógrafo ha recorrido América Latina, desde México a la Patagonia, compartiendo los esplendores y miserias de lo que él llama “su patria enorme”.

Fueron las montañas las que lo sacaron de América Latina. Con la cámara al hombro y en busca de la iluminación que permiten las altas cimas, ha visitado el Cáucaso, Medio Oriente, India y Nepal. Bajo las nieves está la gente, la cultura, la vida cotidiana, que ha sabido captar con su cámara. Su mirada serena y humilde le ha abierto la puerta a otros mundos, en los que siempre se siente en casa.

Siguenos en